Pequeñas Mentiras

Las mejores películas francesas de los últimos años

El cine francés es conocido por combinar el meticuloso arte de la película con una sublime narrativa. De éxitos como Amelie a historias de amor como Amour, el cine francés tiene películas para todos los gustos. Siéntate, relájate, ponte una copa de vino y disfruta de nuestra selección del mejor cine francés de los últimos años.

La vida de Adèle (Abdellatif Kechiche, 2013)

Las mejores películas francesas de los últimos años

Después de la proyección de la película en Cannes y otros festivales, las actrices Adèle Exarchopoulos (Adèle) y Léa Sydoux (Emma) comentaron las dificultades del proceso de filmación, refiriéndose a las escenas de sexo como humillantes.

La película habla de sexualidad contundentemente, y nos habla de la inocente Adèle, que aparece al principio como un personaje crudo y rebelde que, con el tiempo, madura para convertirse en una mujer sensible y serena. En contraste, Emma aparece como una tomboy misteriosa cuyo llameante cabello azul se desvanece, igual que la pasión de su relación.

Dos días, una noche (Jean-Pierre Dardenne and Luc Dardenne, 2014)

En su última película, los hermanos Dardenne ofrecen un cuadro de la clase trabajadora, así como un estudio de la depresión. Marion Cotillard, que es vibrante y encantadora incluso sin maquillaje, retrata a Sandra, una mujer frágil que vuelve al trabajo después de una baja por depresión, sólo para descubrir que ella está despedida, a menos que pueda convencer a sus compañeros de que renuncien a su bono de 1.000€.

Los hermanos Dardenne sobresalen en una cinematografía casi invisible: ellos suelen centrarse en un tema y después dejar que su cámara siga a ese personaje y sea testigo de cómo este agente activo conduce la historia a una conclusión.

Como su compañero invisible, la cámara representa la diversidad del pueblo francés, la clase obrera. Sandra se da cuenta de que ella es todo menos invisible. Conecta con la gente y da un gran paso en la lucha contra su depresión, además de declararse en contra de un sistema capitalista inhumano.

Un profeta (Jacques Audiard, 2009)

En la película de Jacques Audiard, Malik, un árabe de 19 años de edad, entra en la prisión como un muchacho tímido, inocente, cuyo pecado de acosar a un policía le parece terriblemente pequeño. El jefe mafioso rápidamente nota la debilidad de Malik y le ofrece protección a cambio de que Malik mate a Reyeb, un compañero de prisión que podría amenazar las conexiones de César con el mundo exterior.

Intocable (Olivier Nakache and Eric Toledano, 2011)

La discapacidad y la enfermedad crónica, generalmente saca la piedad de la gente, a pesar de que este comportamiento sólo hace que las víctimas sean más dolorosamente conscientes de su situación en lugar de ayudarlos a lidiar con él. La superproducción francesa de Olivier Nakache y de Eric Toledano nos muestra cómo esto podría ser diferente.

Inspirada en la historia de Philippe Pozzo di Borgo, un aristócrata que sufre de cuadriplejía y su cuidador, Abdel Sellou, un ex convicto formal, Intocables ilustra cómo el tratamiento como a un igual puede ser el tesoro más gratificante de la vida.

La ausencia de piedad es exactamente lo que Philippe estaba buscando, por lo que la relación antagónica de los dos hombres se convierte gradualmente en una estrecha amistad.